Buscar este blog

Cargando...

Anuncian el cierre de 13 iglesias catolicas en Miami


Trece iglesias católicas en algunas de las zonas urbanas más pobres del sur de la Florida cerrarán y los fieles tendrán que asistir a otras, anunció el domingo la Arquidiócesis de Miami.

Pero los molestos y asombrados fieles, algunos al borde del llanto, señalaron que presentarán batalla.

"Es una vergüenza'', indicó Reginald Munnings, quien asiste a St. Francis Xavier, la primera iglesia católica de fieles negros de Miami. Las autoridades católicas pedirán a Munnings y a 60 familias que asistan a Gesu, la iglesia católica más antigua de Miami, en el downtown. "No voy a ir'', expresó Munnings, de 52 años.

Otras cinco iglesias de Miami-Dade que cerrarán son St. Vincent de Paul, en West Little River; St. Cecilia, en Hialeah; St. Robert Bellarmine, en Allapattah; St. Philip Neri, en Bunche Park; y Our Lady of Perpetual Help, en Opa-locka.

En Broward cerrarán siete iglesias: Church of the Resurrection en Dania, St. Joseph Haitian Mission, en Pompano Beach; St. Luke, en Coconut Creek; Our Lady Aparecida, en Hollywood; St Charles Borromeo, en Hallandale; y Divine Mercy Haitian Mission y St. George, ambas en Fort Lauderdale.

Citando las "dificultades financieras que experimenta todo el país'' y que la arquidiócesis ya no puede subsidiar las operaciones de esas iglesias, el arzobispo John C. Favalora expresó en una carta que "la arquidiócesis debe planear en el futuro menos parroquias pero mayores''.

Favalora dijo que tomará su decisión final en la primera semana de agosto, lo que indica que algunas iglesias pueden salvarse de la clausura.

"Estamos estudiando las finanzas y el cambio en la población católica'', sostuvo Mary Ross Agosta, portavoz de la arquidiócesis. Autoridades católicas han estudiado las cifras de asistencia a misa, bautizos, confirmaciones y funerales para determinar las reducciones, agregó Agosta.

Pero para Willa Mary Willis, fiel de St. Philip Neri, en Opa-locka, durante 50 años, los cálculos no funcionan.

"Hoy tuvimos lleno completo, 350 o 400 personas'', apuntó Willis, de 70 años. "Sé que la economía está mal, pero espero y rezo porque no cierren la iglesia''.

La arquidiócesis quiere que los fieles de esa iglesia asistan a St. Monica en Miami Gardens.

Munnings tampoco entiende los números. "Nos dicen que la parroquia le debe $47,000 a la arquidiócesis'', señaló, "pero vamos a recibir [dinero] mediante el arriendo de la propiedad de nuestra escuela''.

St. Francis Xavier cerró recientemente su escuela --una de seis clausuradas por la arquidiócesis el mes pasado para ahorrar aproximadamente $1.8 millones--, pero reabrirá este otoño como una escuela laica.

El dinero del arriendo debía ayudar a la abrumada parroquia, dicen los fieles.

"Todos están muy molestos'', manifestó el reverendo J. Thomas Pohto, pastor de la Iglesia de la Resurrección. Pero no pierde las esperanzas.

Comparte esto:

Anuncian el cierre de 13 iglesias catolicas en Miami


Trece iglesias católicas en algunas de las zonas urbanas más pobres del sur de la Florida cerrarán y los fieles tendrán que asistir a otras, anunció el domingo la Arquidiócesis de Miami.

Pero los molestos y asombrados fieles, algunos al borde del llanto, señalaron que presentarán batalla.

"Es una vergüenza'', indicó Reginald Munnings, quien asiste a St. Francis Xavier, la primera iglesia católica de fieles negros de Miami. Las autoridades católicas pedirán a Munnings y a 60 familias que asistan a Gesu, la iglesia católica más antigua de Miami, en el downtown. "No voy a ir'', expresó Munnings, de 52 años.

Otras cinco iglesias de Miami-Dade que cerrarán son St. Vincent de Paul, en West Little River; St. Cecilia, en Hialeah; St. Robert Bellarmine, en Allapattah; St. Philip Neri, en Bunche Park; y Our Lady of Perpetual Help, en Opa-locka.

En Broward cerrarán siete iglesias: Church of the Resurrection en Dania, St. Joseph Haitian Mission, en Pompano Beach; St. Luke, en Coconut Creek; Our Lady Aparecida, en Hollywood; St Charles Borromeo, en Hallandale; y Divine Mercy Haitian Mission y St. George, ambas en Fort Lauderdale.

Citando las "dificultades financieras que experimenta todo el país'' y que la arquidiócesis ya no puede subsidiar las operaciones de esas iglesias, el arzobispo John C. Favalora expresó en una carta que "la arquidiócesis debe planear en el futuro menos parroquias pero mayores''.

Favalora dijo que tomará su decisión final en la primera semana de agosto, lo que indica que algunas iglesias pueden salvarse de la clausura.

"Estamos estudiando las finanzas y el cambio en la población católica'', sostuvo Mary Ross Agosta, portavoz de la arquidiócesis. Autoridades católicas han estudiado las cifras de asistencia a misa, bautizos, confirmaciones y funerales para determinar las reducciones, agregó Agosta.

Pero para Willa Mary Willis, fiel de St. Philip Neri, en Opa-locka, durante 50 años, los cálculos no funcionan.

"Hoy tuvimos lleno completo, 350 o 400 personas'', apuntó Willis, de 70 años. "Sé que la economía está mal, pero espero y rezo porque no cierren la iglesia''.

La arquidiócesis quiere que los fieles de esa iglesia asistan a St. Monica en Miami Gardens.

Munnings tampoco entiende los números. "Nos dicen que la parroquia le debe $47,000 a la arquidiócesis'', señaló, "pero vamos a recibir [dinero] mediante el arriendo de la propiedad de nuestra escuela''.

St. Francis Xavier cerró recientemente su escuela --una de seis clausuradas por la arquidiócesis el mes pasado para ahorrar aproximadamente $1.8 millones--, pero reabrirá este otoño como una escuela laica.

El dinero del arriendo debía ayudar a la abrumada parroquia, dicen los fieles.

"Todos están muy molestos'', manifestó el reverendo J. Thomas Pohto, pastor de la Iglesia de la Resurrección. Pero no pierde las esperanzas.